El trabajo infantil en el mundo

Para la comunidad internacional la expresión “trabajo infantil” no engloba todo el trabajo realizado por menores de 18 años.

enelmundo_1

La opinión generalizada es que el trabajo que entra dentro de los límites de la ley, si no afecta a la salud ni al desarrollo personal del niño, y que no interfiere en su escolarización puede considerarse una experiencia positiva.
Pero por otro lado está el trabajo infantil prohibido por el derecho internacional. De todos los niños que son económicamente activos en el mundo, 215 millones desempeñan trabajos que no deberían hacer, ya sea porque no tienen la edad mínima prevista para realizarlo, (según la legislación de casa país), porque el trabajo es peligroso para su salud o porque están sometidos a las peores formas de trabajo.

LAS PEORES FORMAS DE TRABAJO

Según la Organización Internacional del Trabajo (convenio 182) son:

Todas las formas de esclavitud o prácticas análogas, como la venta o tráfico de niños, la servidumbre por deudas y la condición de siervo; el trabajo forzoso u obligatorio, incluido el reclutamiento forzoso u obligatorio de niños para utilizarlos en conflictos armados.

La utilización, el reclutamiento o la oferta de niños para la prostitución, la producción de pornografía o actuaciones pornográficas.

La utilización, el reclutamiento o la oferta de niños para la realización de actividades ilícitas, en particular la producción y el tráfico de estupefacientes, tal como se definen en los tratados internacionales.

El trabajo que por su naturaleza o por las condiciones en las que se lleva a cabo es probable que dañe la salud, la seguridad o la moralidad de los niños.

EDAD MÍNIMA LABORAL

El 1er convenio internacional del trabajo infantil (1919) prohibía el trabajo a menores de 14 años en el sector industrial. Después, se han adoptado diversos convenios que regulan las edades mínimas para el empleo de mano de obra infantil en diferentes sectores.

El convenio 138 (de 1973) estipula que la edad mínima de admisión a todo tipo de trabajo que por su naturaleza o condiciones en que se realice pueda resultar peligroso para la salud, la seguridad o la moralidad de los menores no deberá ser inferior a los 18 años. Pero para otros tipos de trabajo, y dependiendo de las condiciones del país, la edad oscila entre los 14 y los 15 años, el momento en que termina la enseñanza obligatoria. La OIT ha impulsado en sus conferencias internacionales la ratificación de los convenios 138 sobre la edad mínima d e admisión al empleo y 182, sobre la erradicación de las peores formas de trabajo infantil.

UN OBJETIVO POR ALCANZAR

La OIT en su informe “La eliminación del trabajo infantil. Un objetivo a nuestro alcance”(2006) afirma que el trabajo infantil, especialmente en sus peores formas, desciende (de 171 millones a 126 en 4 años) y considera que su erradicación total es posible. El descenso se atribuye a medidas concretas para reducir la pobreza y fomentar la educación.

Para ayudar al descenso, organismos internacionales como Unicef recomiendan a los países construir un entorno protector para la infancia: asegurar el acceso a una educación obligatoria, cambiar actitudes y prácticas, poner en práctica leyes que prohíban el trabajo infantil, tener datos de cuántos niños están sometidos a esta situación, retirar a los que están involucrados en las peores formas de trabajo e incrementar la asistencia y los servicios sociales básicos.

Asia y el Pacífico son las regiones con más número de niños trabajadores de 5 a 14 años. Y la que tiene mayor proporción de niños trabajando es África subsahariana, donde la pobreza y el sida hacen estragos y muchos niños huérfanos sobreviven como pueden.

Además del compromiso de los gobiernos, la erradicación del trabajo infantil se debería incluir en las políticas e iniciativas más amplias relacionadas con la lucha para alcanzar los Objetivos del Milenio, especialmente la educación para todos y la reducción de la pobreza.


INFÓRMATE

Informe mundial 2013:
Vulnerabilidad económica, protección social y lucha contra el trabajo infantil. (IPEC, 2013)

Estado Mundial de la Infancia
(Unicef 2012)

Combatir el trabajo infantil:
Del compromiso a la acción (OIT 2012)

Niños en trabajos peligrosos.
Lo que sabemos, lo que debemos hacer (OIT 2011)

Convenio 138
Sobre la edad mínima laboral (1973)

Convenio 182
Sobre las peores formas de trabajo infantil (1999)