Bolivia

“El trabajo es un valor positivo que permite la supervivencia del núcleo familiar”. Entrevista a Edson Beymar, Director de Global Humanitaria Bolivia y Javier Yujra, Coordinador de Proyectos en Bolivia.

bolivia

1_¿Los niños se ven obligados a trabajar? ¿En qué?

Edson Beymar Velasco (Director GH Bolivia): Más bien se ven obligados a ayudar en el hogar, lo que indirectamente es un trabajo arduo. Ayudan en el campo (deshierbe de terrenos, cosecha y cuidado de los animales) y en la venta ambulante de productos. En el hogar, están obligadas principalmente las niñas, en el cuidado de los hermanos, en la preparación de la comida y en la limpieza.
En el país, hay niños que limpian zapatos para conseguir comida y ayudar a su madre (generalmente vienen de un hogar destruido). Es el caso del niño de la foto (dcha) que trabaja en la ciudad de lunes a viernes, que abandonó la escuela y que retorna el fin de semana a su comunidad. Otros trabajan cargando bolsas; en los basurales, o como “canillitas”, vendiendo periódicos. Muchos niños de la zona donde estamos se desplazan a las áreas urbanas para hacer estos trabajos.
Javier Yujra (Coordinador del Dpto. de Proyectos GH Bolivia): Durante las épocas de sequía, el padre y los hijos mayores van a la ciudad para generar ingresos complementarios, lo que ocasiona una sobrecarga de trabajo para la madre y los menores.

2_¿Cómo lo ve la sociedad?

Edson: La sociedad asume este hecho como algo natural. Pocas son las instituciones que de vez en cuando realizan pronunciamientos o campañas en contra del trabajo y la explotación infantil.
Javier: El trabajo, sobretodo por su aporte educativo, es un valor positivo, que permite la supervivencia y la reproducción de todo el núcleo familiar. La participación de cada miembro de la familia es fundamental en el proceso de producción.

3_¿Se ven más afectados en sus clases los niños o las niñas?

Edson: En el área rural, los niños se ven obligados a faltar a la escuela para ayudar en el campo, en tanto que las niñas cuidan a los menores y hacen la comida (la madre también va a trabajar). Esto se repite en los días de feria. Así, niños y niñas se ven obligados a faltar a clases.
Javier: Además, la situación económica a veces obliga los padres a migrar, lo que perjudica a la división del trabajo y aumenta automáticamente la carga de trabajo de los que se quedan.

4_¿Cómo ven las familias el que los niños dejen la escuela para trabajar?

Edson: Lo ven normal y hasta como un deber. Es peor el caso de los niños y niñas de padres que migraron al exterior y se quedaron con parientes (abuelos, tíos o amistades). Estos niños son los más explotados.

5_¿Cómo creen que se puede evitar el trabajo infantil?

Javier: Primero mejorando los ingresos de los padres. Segundo, es necesaria la reflexión de los padres sobre el trabajo infantil. Tercero, hay que influir en las instancias de decisión, local, regional y nacional para que se elaboren políticas de apoyo contra el trabajo infantil.


mapa_bolivia

DATOS DEL PAÍS

Población 9,930 millones
Población menos de 15 años
Niños entre 5 y 18 años 3,005 millones
Niños económicamente activos 781.300 (26%)
Tasa neta de matriculación enseñanza primaria periodo 2007-2009 95%
Tasa neta asistencia escuela primaria en entorno rural 96%
Porcentaje de la población por debajo de la línea internacional de la pobreza (1,25 US $ /Dia) 14%
Tasa alfabetización mujeres respecto al % hombres 91%

Fuente: Estado Mundial de la Infancia
UNICEF 2012
Encuesta de Hogares INE 2011